Rvdo. Silvio Gil Restrépo

 

Este domingo es el tercero después de Pascua de Resurrección.

LECTURAS: Hech.5,27-32.40-41; Ps.30;Apc.5,11-14; Jn.21,1-19

– Y la Iglesia en su liturgia nos entrega unas bellas lecturas bíblicas que hacen referencia a estos días de pascua, para que nos sirvan de guía y ayuda de fe en nuestra situación de cristianos en torno a la divina persona de Jesucristo, nuestro guía y pastor. -Y hacemos referencia a la lectura del libro de los Hechos apostólicos el cual dice en la cita de hoy que Pedro dijo a los judíos: “el Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, después que ustedes lo mataron colgándolo del madero de la cruz.-Pero Dios lo exaltó poniéndolo a su derecha, para que El sea nuestro jefe y salvador….y testigos de estas cosas somos nosotros y el santo Espíritu que comunicó Dios a los que le obedecen».-

Y el evangelio de hoy nos habla de la tercera aparición de Jesús a los apóstoles cuando a orillas del lago de Tiberíades estos trataban de pescar, pero no lograban coger nada. -Entonces Jesús se les aparece y les dice cómo deben echar las redes, y obtienen una pesca milagrosa.– Juan el discípulo amado es el primero en reconocerlo y dice a Pedro: Es El Señor.- Y Jesús los invita a desayunar con El, y dice enseguida el evangelio: y ninguno preguntaba quién era, porque sabían que era el Señor.-Luego Jesús encarga a Pedro del cuidado de la Iglesia cuando le dice: “apacienta mis ovejas, apacienta mis corderos».–Desde entonces ininterrumpidamente siempre ha habido un gran pastor, que a pesar de las fallas humanas, siempre auxiliado por el Espíritu de Cristo, ha conducido a la Iglesia -cuerpo de Cristo- en el camino cristiano de salvación.–Roguemos pues a Jesús resucitado que como el apóstol amado sepamos reconocerlo diciendo: «es el Señor», y como ellos, seamos capaces de seguirlo, amarlo y ser sus discípulos.-Que así sea.-Amén!