Septiembre 30 del 2019

Educando a tu hijo

Estaba leyendo en internet, las normas que se han inventado para la crianza de los niños, ya que en la actualidad dicen que no se puede castigar físicamente, además de señalar una serie de derechos que son inviolables so pena que intervengan los defensores de los niños y se vuelva un proceso con abogados y todo.

En uno de estos artículos encontré uno que señala 9 pasos para educar a tu hijo de forma feliz. Y luego te dan 8 consejos básicos para no malcriarlo.

También agregan la necesidad de que su hijo sienta que vive en un hogar estable, sólido e incondicional. Nada de frases como: “Mientras vivas en mi casa harás lo que yo te mande.” Ni tampoco es bueno el: “No, porque lo digo yo y punto.”

Pero resulta que de otro lado hay padres demasiado permisivos con la excusa de que hay que aprovechar su niñez para disfrutarlos y amarlos, convirtiendo así a su hijo en un pequeño tirano demandante y grosero.

Y los sicólogos confunden tremendamente cuando intentan que los padres tengan un término medio, no ser demasiado rígidos ni demasiado permisivos. ¿Cuál es la línea media?

En el pasado no había sicólogos, terapeutas, ni bienestar familiar, bastaba una mirada para comprender si estábamos haciendo lo correcto y una correa para lo incorrecto.

Sé que en toda regla existen las excepciones, pero en la actualidad los chicos presentan más traumas que en el pasado. Desde que nacen tienen el mando del hogar y todo gira a su alrededor. Y lo digo porque veo niños absolutamente insoportables en los supermercados, gritando, armando berrinches y los padres aparentemente condescendientes tratando de calmarlos.

Una pariente mía siempre salía con sus hijos abrazada, daba la impresión de un amor incondicional entre ellos y ella, hasta que los escuché un día en su intimidad cuando ella le decía que: “Le iba a voltear el mascadero.” Y otras tantas bellezas. Allí entendí el significado del dicho: “Besos en la puerta, trompadas en la huerta.”

También, ahora, con la moda de publicar todo lo que hacemos en el hogar, he visto videos caseros en donde muestran verdaderos rounds entre madre e hijos, en situaciones que estos provocan para poder filmarla.

La mayoría de estas situaciones, al parecer, se viven en hogares humildes, donde la relación entre los miembros de la familia es bastante brusca, aunque no descarto gente adinerada y de buena posición quienes exigen tanto a sus hijos que convierten su trato en un verdadero enfrentamiento de fuerzas.

¿Quién tiene la última palabra sobre la educación de los hijos? Sinceramente, nadie sabe la fórmula perfecta, sólo hay que intentar hacerlo de la mejor manera.